Te explicamos las diferencias entre RGB y CMYK a la hora de imprimir

diferencia entre rgb y cmyk

Te explicamos las diferencias entre RGB y CMYK a la hora de imprimir

Para todo aquel que realiza trabajos gráficos de diseño e impresión, conocer la diferencia entre RGB y CMYK es fundamental para tener óptimos resultados. El no tener en cuenta estos modelos te puede llevar a sufrir problemas en la reproducción de los colores en el diseño a imprimir, con lo que se puede arruinar fácilmente un trabajo que costó esfuerzo diseñar. Por ello, es importante que sepas de qué se trata esta terminología y cuáles son las diferencias entre ellas. ¿En qué consiste RGB? ¿Qué es CMYK? ¿Por qué es importante diferenciar ambas? En las siguientes líneas vamos a responder a esas y otras interrogantes.

¿Qué es el RGB?

que es el rgb

En palabras simples, el código RGB (iniciales de Red, Green & Blue) es un modelo de colores que está basado en los primarios rojo, verde y azul; este código es reconocido internacionalmente. Este modelo se basa en la formación de los colores mediante la suma de sus tres básicos mencionados; cuando se sobreponen todos con la máxima saturación posible se obtiene el blanco. A esto se le llama “síntesis aditiva”.

¿Qué es el CMYK?

Que es el CMYK

El código CMYK (iniciales de Cyan, Magenta, Yellow & Key black) representa un modelo de colores que se basa en los primarios cian, magenta, amarillo y negro. En este caso, la formación de colores se da de forma contraria al modelo RGB, es decir, por mezcla de pigmentos. De esa forma, al ir añadiendo colores pigmento, se sustrae el color, por eso se le llama “síntesis sustractiva” La suma de los tres colores primarios sustractivos dan origen al negro, la ausencia del color. A este modelo se le conoce también como cuadricromía.

Qué modelo elegir en cada caso

Al momento de intentar realizar la impresión de un diseño, los colores que podemos observar en la pantalla de la computadora son RGB, mientras que los colores con los que se imprimen son CMYK; esto, debido a que a través de la pantalla se pueden visualizar millones de colores, en cambio en la imprenta, la gama de colores es más limitada. Por ello es que se ven diferencias entre el color que muestra la pantalla y lo que realmente se termina imprimiendo.

Entonces, dependiendo del uso que se le vaya a dar al trabajo gráfico, si la idea no es imprimirlo sino, más bien, visualizarlo a través de una pantalla, es preferible usar el sistema RGB ya que su espectro de colores es mucho mayor. Por el contrario, si lo que se quiere es realizar la impresión del trabajo gráfico, es preferible hacer la conversión del RGB a CMYK para obtener los resultados deseados.

Los programas de diseño permiten, de una manera muy práctica, la conversión de un modelo a otro; de todos modos, es aconsejable consultar con la imprenta sobre las preferencias de impresión de acuerdo a sus máquinas, a fin de conseguir el mejor resultado para tus trabajos.

Ahora sabes que enviar un diseño a imprimir cuyo archivo está en RGB a una imprenta que suele trabajar en CMYK es un problema; toma en cuenta estas importantes recomendaciones y asegúrate de tener el producto final con la calidad deseada.