Algunas ideas para la decoración de escaparates originales

escaparates originales

Algunas ideas para la decoración de escaparates originales

Cuando un cliente se detiene y observa un escaparate lo hace por un breve espacio de tiempo. Ese es el tiempo que tenemos para impactarle y convencerle de que, si lo que está viendo desde la calle le gusta, lo que le queda por ver en el interior es aún mejor. Es importante darse cuenta de que el escaparate es la primera imagen que el Cliente tiene de la tienda, el primer estímulo, con lo que, eso que haya transmitido, será la sensación que el Cliente tenga sobre la tienda.

En este sentido y con el objetivo de buscar la sorpresa, el impacto, un recuerdo, y en definitiva, no dejar a nadie indiferente, hemos seleccionado varias ideas para poder disponer de un escaparate original y espectacular.

Consejos para tener un escaparate de lo más original

En primer lugar es fundamental adaptar la composición al espacio disponible, es tan importante lo que dice el producto como donde está. No se trata de acumular, sino de mostrar aquellos artículos que resulten ser más atractivos y también las últimas novedades. Una buena recomendación es agrupar por tipo y crear un recorrido, no olvidando la máxima de “menos es más”.

A la hora de decidir la cantidad de artículos a exponer, estos deben de ser siempre impares, ya que se consigue un mayor impacto visual. Si la prioridad es destacar el precio hay que primar el artículo sobre la decoración y si lo que se quiere es conseguir un ambiente exclusivo, se debe primar la decoración sobre el producto.

Hay que cuidar también la altura a la que se sitúen los artículos, si se ubican muy altos o demasiado bajos no podrán visualizarse con total claridad.

ideas para escaparates

La utilización del color como elemento decorativo es otro aspecto importante. Así las decoraciones monocromas o la utilización de pocos colores, ofrecen aspecto de elegancia y exclusividad, mientras que las composiciones policromáticas, transmiten atrevimiento y novedad. En general el impacto es mayor en las composiciones con un máximo de tres colores que aquellas que tienen más.

Dando los últimos retoques a nuestro original escaparate

Debemos también trabajar la luz como otro de los elementos indispensables, tanto la luz natural como la luz artificial. Hay que valorar factores como la ubicación del escaparate, como incide el sol, la época del año, horas de luz, etc. optando por la iluminación que mejor ayude a recrear el ambiente deseado. En general, las luces frías o azuladas van bien para decoraciones modernas o futuristas, mientras que las amarillas o anaranjadas contribuyen a recrear ambientes más cálidos. Colocar luces directas sobre determinados elementos ayuda a hacerles destacar.

Buscar contrastes es esencial en cualquier composición, una correcta combinación de luces, colores y formas, ayuda a conseguirlo.

Es recomendable cambiar el contenido del escaparate cada quince días o por lo menos cambiar los elementos de posición. Las renovaciones se recomiendan como máximo cada dos meses. No hay que olvidar que el escaparate es la tarjeta de visita que invita al Cliente a entrar y ver lo que hay en el interior.